El CamachoChange la langue en françaisCambie la lengua al españolChange language to English
Vida NaturalLivre d'Or
KokopelliVistaKokopelli
NousFincaEnergieBoutiqueReferencesGallerieVideosContacts-DirectionsLa Veguetta de la Piedra

Era una vez...

Stéphane y Claire

Moya

Crudivorismo

Ecologia

El crudivorismo es mucho más que un tipo de dieta. No es sólo una manera de comer. Es un estilo de vida, una manera de pensar el mundo, de sentirse más cerca de la naturaleza, del medio ambiente y de sus propios instintos naturales. Experimentar el crudivorismo al vivir en la ciudad constituye una hazaña. Cuando uno come todo crudo, siente inconscientemente una sed de verde, de naturaleza, de aire fresco y puro, de agua que corre naturalmente, de ruidos naturales, como el del viento en los follajes. Los ruidos modernos, las agresiones visuales publicitarias y los olores urbanos se vuelven insoportables. Para experimentar serenamente este estilo de vida, y disfrutar cada instante de la vida corta que nos ofrece la naturaleza, hay que vivir en armonía con ella, y no al margen.

El Hombre-animal ha olvidado sus orígenes. Muchos son los que viven en un medio inadecuado con su plenitud física y psicológica, y que buscan en vano una manera de escaparse, a través del consumo de alcohol, de medicamentos, de drogas, de bienes inútiles, o a través de la búsqueda de poder o de dinero. Un estilo de vida simple y natural permite protegerse de la mayoría de los daños que nos hace la sociedad moderna.

Además, este estilo de vida permite vivir respetando el medio ambiente, con mucho menos derroche. Es una respuesta individual a los problemas ecológicos que nuestra sociedad ha creado.

La dieta tiene un impacto ecológico más importante que se conoce habitualmente. Una dieta vegetariana permite dividir por diez la cantidad de energía utilizada para producir una misma cantidad de calorías. Más precisamente, se necesita 10 veces mas recursos y energía para producir un kilo de proteínas animales que lo que se necesita para un kilo de proteínas vegetales (los animales que uno consume comen y beben…). Aún más ecológico, la dieta crudi-vegetariana, basada en productos ecológicos, frescos y locales permite reducir los costes económicos y ecológicos de producción, transporte, transformación y envase.

Sitioweb realizado para Stephane